Saltar Navegación Global
Noticias
BID Portada > Noticias
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Artículos

08-jun-2005

La prevención de violencia comienza en la escuela primaria

Los sistemas educativos de la región juegan un gran papel en introducir actividades para promover la prevención de la violencia.

La formación de niños respetuosos, responsables y pacíficos es la meta y promesa de una escuela primaria, desde kindergarten a sexto grado, en la ciudad de Maryland, Estados Unidos, que trata de prevenir el comportamiento violento desde la infancia a fin de formar futuros ciudadanos. Si una sociedad busca el progreso y desarrollo social, la violencia escolar debe parar, sostuvo Phil Catania, director de la escuela primaria Mount Rainier en Maryland.

Durante un seminario sobre prevención de la violencia escolar, llevado a cabo en la sede del BID, Catania señaló que la violencia damnifica el desarrollo social, reconociendo al mismo tiempo que existe una correlación entre la pobreza y violencia escolar. Un alarmante 77 por ciento de los estudiantes en el colegio de Maryland vienen de hogares pobres, y la cifra puede crecer si se corrige un 10 por ciento estimado de un “factor de orgullo”, correspondiente a dichas familias pobres que niegan su condición económica, indicó Catania.

Independientemente del hecho que el gasto público se invierta en programas de seguridad local, las familias deben ser proactivas y considerar otras posibilidades de combatir la violencia desde la raíz. Diversas formas de violencia se correlacionan fuertemente y pueden ser llevadas al debate a través de intervenciones escolares que reduzcan las probabilidades de niños y jóvenes involucrados en actos de violencia, tanto dentro como fuera del colegio, y el resto de sus vidas.

Hace unos cinco años, el director Catania y el consejero escolar reflexionaron y analizaron la situación del colegio al final del año. Si bien observaron aspectos positivos en su escuela, les preocupó las peleas continuas en la escuela.

Luego, lanzaron una iniciativa de paz en todo el colegio llamada Días de Paz con el propósito de hacer que los estudiantes fueran responsables de sus acciones, reconociendo los aspectos positivos en el día, cultivando la misma esperanza y visión, escogiendo las batallas importantes; y renovando sus compromisos de mejorar su integridad, mostrar respeto y actuar con responsabilidad y paz. Cuando se termina un día sin ninguna pelea verbal o física, se considera un Día de Paz.

Además, la iniciativa reconoce las buenas decisiones de los alumnos y ayuda a que los profesores piensen positivamente sobre las acciones de los niños, al mismo tiempo que fomenta a que los profesores elogien a los alumnos por buenas acciones. Por ello, 95 por ciento de los estudiantes dirigidos a la oficina del director se debe a algo positivo, en vez de esa otra razón.

­­¿Resultados? Muchos. Los Días de Paz ciertamente han valido la pena. Los informes disciplinarios han sido reducidos de 75 por ciento a 15 por ciento entre 2000 y 2004.

Quizás el incentivo más poderoso para la buena conducta en la escuela son los mismos profesores. Según Catania, la educación del verdadero carácter tiene tres componentes. “Las conexiones, relaciones y ser el modelo a seguir de lo que esperamos de nuestros niños”.

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.