El Sistema de Sanciones del BID

El Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se esfuerza por garantizar que sus actividades se realicen libres de fraude y corrupción, ciñéndose a los mecanismos de control más estrictos. El primer marco normativo anticorrupción del BID fue aprobado en 2001, y desde entonces se le han realizado mejoras frecuentes. Las reformas más recientes tuvieron lugar en 2011 y 2015, como parte de la Agenda para un Mejor Banco, la cual fue de suma importancia para el Noveno Aumento de Capital y para la efectividad del desarrollo de las Operaciones del BID. Dentro de dicho contexto, la Oficina de Integridad Institucional (OII), el Oficial de Sanciones y el Comité de Sanciones, cumplen una función fiduciaria esencial para ayudar a que el BID logre su objetivo de mejorar vidas en América Latina y el Caribe.

El Sistema de Sanciones está compuesto por dos etapas, a saber:

  • la etapa de investigación, desempeñada por la OII; y
  • la etapa de decisión, desempeñada por el Oficial de Sanciones y el Comité de Sanciones.

La Oficina de Integridad Institucional es un órgano asesor independiente dentro del BID, está encargada de investigar las denuncias de Prácticas Prohibidas. Su objetivo es asegurarse que los fondos destinados a ayudar a la región en su desarrollo social y económico no se pierdan por actos de fraude y corrupción. De igual forma, la OII realiza actividades de diseminación de conocimiento en asuntos relacionados con integridad.

La etapa de decisión está compuesta por dos instancias. En la primera instancia, el Oficial de Sanciones emite una determinación, la cual puede ser apelada ante el Comité de Sanciones, quien es la segunda y última instancia. El estándar para la revisión, tanto por el Oficial de Sanciones como por el Comité de Sanciones, es el de la preponderancia de la prueba.

El Oficial de Sanciones es la primera instancia de la etapa de decisión del Sistema de Sanciones. El Oficial de Sanciones determina si, bajo el principio de preponderancia de la prueba, los hallazgos de la OII están debidamente sustentados por la evidencia del caso.

Si tras revisar el Pliego de Cargos y Pruebas de la OII, el Oficial de Sanciones determina que la parte investigada (Investigado) incurrió en una Práctica Prohibida, se notifica dicho Investigado que se ha dado inicio a un proceso de sanciones. El Investigado cuenta con la oportunidad de presentar una Respuesta a la Notificación. Una vez recibida la Respuesta, el Oficial de Sanciones puede solicitar aclaraciones o evidencia adicional a la OII y al Investigado.

El Oficial de Sanciones evalúa la evidencia presentada por la OII y por el Investigado, y emite una Determinación. Si el Oficial de Sanciones encuentra que, de acuerdo con la preponderancia de la prueba, existe suficiente evidencia para determinar que el Investigado incurrió en una Práctica Prohibida, impone una sanción al Investigado. Si el Oficial de Sanciones determina que no cabe concluir, de acuerdo con la preponderancia de la prueba, que el Investigado incurrió en una Práctica Prohibida, desestima los cargos y pone fin a los procedimientos.

El Comité de Sanciones es la segunda y última instancia de la etapa de decisión del Sistema de Sanciones. El Comité está conformado por tres funcionarios del Banco, cuatro miembros externos y un miembro alterno de la Corporación Interamericana de Inversiones, la parte del Banco que se ocupa de los préstamos al sector privado. Después de revisar los argumentos presentados por la OII y por los Investigados, el Comité de Sanciones determina si es más probable que no que el Investigado haya incurrido en una Práctica Prohibida, en cuyo caso impone una sanción. La decisión del Comité de Sanciones no está limitada por la sanción impuesta por el Oficial de Sanciones, por lo que es posible que incremente o reduzca una sanción, o que determine que no se debe imponer sanción alguna.

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.