Políticas Multisectoriales de preinversión

Objetivos

Para cumplir con su misión básica de "contribuir a acelerar el proceso de desarrollo económico, individual y colectivo de los países miembros", a través del financiamiento de proyectos específicos de inversión, es fundamental para el Banco que los países cuenten con un número adecuado de proyectos específicos bien formulados, dentro de las prioridades establecidas para el desarrollo de cada país.

A través de las operaciones globales destinadas a financiamiento de preinversión, el Banco tiene como objetivo estratégico colaborar con los países miembros en mejorar la eficiencia y flexibilidad del proceso de inversión, es decir, facilitar el cumplimiento de las metas previstas en los planes nacionales de desarrollo y propiciar al aumento de la oferta de alternativas de inversión. Para el logro de este objetivo, el Banco tratará de que la utilización de los recursos de los Programas de Preinversión resulte en el cumplimiento de los siguientes objetivos operativos:

  • Contribuir a aumentar el número y calidad de los proyectos específicos de inversión, los cuales son sometidos al Banco y otros organismos internacionales, nacionales, públicos o privados, para procurar su financiamiento o suscripción de capital social.
  • Promover la realización de estudios sectoriales y regionales de desarrollo a fin de identificar los proyectos de más alta prioridad, en los sectores público y privado, incluyendo la comparación de las diversas alternativas en cuanto a costos y beneficios económicos y sociales.
  • La identificación de proyectos en un determinado sector deberá coordinarse, en la medida aplicable, con los estudios en otros sectores a fin de asegurar la debida correlación entre inversiones complementarias.
  • Coadyuvar a que los estudios preparados consideren la utilización de la mejor tecnología disponible, incluidas las normas de productividad y ecología apropiadas a las condiciones locales, y se conformen a las normas y requisitos previos establecidos por los organismos financieros internos y externos, con la mira de abreviar los plazos de aprobación y negociación de los créditos respectivos. A este fin, los proyectos que se preparen deberán incluir una justificación de su prioridad, la determinación de su factibilidad técnica, económica y financiera y, según el caso, un estudio preliminar o final de ingeniería y diseño.
  • Contribuir a mejorar la organización, funcionamiento y competencia técnica de los organismos públicos y privados que administran recursos de preinversión, planifican la preparación de estudios de preinversión y seleccionan y evalúan los proyectos de inversión resultantes.
  • Facilitar la participación de firmas consultoras, profesionales y expertos del país en la preparación de estudios de preinversión de proyectos de desarrollo. En este contexto, podría requerirse la asistencia del Banco con la mira de promover la organización de firmas consultoras técnicas especializadas, nacionales o mixtas, en los países miembros.
  • Dar oportunidad al sector privado para que participe en los programas de preinversión, a fin de generar un mayor número de oportunidades de inversión de capitales privados, de acuerdo con las prioridades de desarrollo del país y, alentar la utilización más eficiente de los recursos de administración, experiencia y tecnología de la empresa privada.

 

Campos de Actividad

El Banco actúa en el campo de la preinversión bajo las siguientes modalidades:

1. Contribuyendo a mejorar la capacidad institucional de los países miembros para preparar planes de desarrollo (generales y sectoriales), programas sectoriales y subsectoriales de inversión y, para formular y presentar proyectos de inversión.

2. Colaborando con los países miembros en la preparación de los planes de desarrollo y programas sectoriales y en las distintas etapas de la preparación de proyectos específicos de inversión.

3. Apoyando las iniciativas de los países miembros, conducentes a la preparación de proyectos de alcance multinacional que aceleren el proceso de integración de la región; y

4. Poniendo a disposición de los países miembros, en forma de operaciones globales, recursos que permitan descentralizar la acción del Banco y multiplicar el esfuerzo de preparación de proyectos susceptibles de financiamiento interno y externo.

 

Modalidades Operativas

El Banco desarrolla sus actividades de preinversión mediante operaciones individuales independientes, operaciones incluidas como parte de un préstamo y operaciones de tipo global.

Las operaciones individuales independientes pueden ser de carácter no reembolsable, de recuperación contingente, o reembolsable y, se rigen por las normas y políticas vigentes de cooperación técnica.

Las operaciones incluidas como parte de un préstamo son de carácter reembolsable y se rigen por las normas y políticas vigentes sobre operaciones de préstamo.

Las operaciones globales pueden asumir la forma de préstamos y operaciones mixtas (parte reembolsable, parte no reembolsable o parte de recuperación contingente). Cualquiera que sea la modalidad, se tramitan y ejecutan como una operación de préstamo.

Usualmente, las operaciones globales son reembolsables. Sin embargo, el Banco puede autorizar una operación global de preinversión utilizando una combinación de recursos reembolsables, no reembolsables y/o de recuperación contingente. Para poder adoptar esta modalidad de financiamiento mixto, se debe cumplir por lo menos la primera y una de las demás condiciones siguientes: a) tratarse de uno o más países miembros del Banco de menor desarrollo relativo de la región y/o mercado insuficiente; b) la partida de carácter no reembolsable se destine exclusivamente al financiamiento parcial o total de estudios básicos; c) en el caso de que se utilicen recursos no reembolsables para proyectos específicos, éstos beneficien a grupos de menores ingresos o regiones geográficas económicamente deprimidas; d) se consideren como recursos no reembolsables hasta el 50% del importe de los estudios que resulten negativos y que se hayan financiado a través de subpréstamos de recuperación contingente.

La Administración deberá emitir las normas y procedimientos reglamentarios correspondientes, dentro de las pautas de política aquí señaladas, manteniendo informado de ello al Directorio Ejecutivo.

Estudios Elegibles

Los estudios que se financien con recursos de los programas globales de preinversión se agrupan en dos campos: los estudios específicos y los estudios generales. Las siguientes pautas, sin ser exhaustivas, ilustran las principales diferencias entre los dos tipos de estudios.

1. ESTUDIOS ESPECIFICOS

:

Estudios de prefactibilidad y factibilidad técnica y económica de programas o proyectos específicos.

Estudios de ingeniería, incluyendo planos, especificaciones y diseño final previos a la etapa de ejecución de proyectos cuya factibilidad técnica y económica haya sido demostrada.

Estudios complementarios para mejorar la presentación o completar requisitos para la gestión del financiamiento externo o interno de proyectos.

2. ESTUDIOS GENERALES:

Estudios básicos de carácter regional, sectorial o subsectorial, incluyendo estudios de cuencas, de recursos naturales y humanos, investigaciones aerofotogramétricas, etc. que tengan por finalidad la identificación, o el establecimiento de bases para la identificación de posibles proyectos y programas específicos o la cuantificación de requerimientos de inversión de una región, sector o subsector económico.

Estudios preliminares destinados a analizar alternativas desde el punto de vista técnico y económico para tomar una decisión respecto a la conveniencia y oportunidad de analizar un programa, proyecto o grupo de proyectos, en forma más amplia o detallada.

Estudios orientados hacia la investigación sobre procesos tecnológicos específicos o la adaptación de los mismos al país, dentro del marco de una política nacional de transferencia y adaptación de tecnología.

Estudios destinados al fortalecimiento institucional.

 

Criterios de Selección de Estudios

El Manual del organismo ejecutor o el Reglamento Operativo del Programa contendrá criterios de selección de estudios que estarán, en general, en conformidad con los planes de desarrollo, políticas y prioridades establecidos por cada país y, de acuerdo con los criterios de inversión en los distintos sectores y subsectores de actividad. Estos criterios deberán incluir, en lo posible, indicadores objetivos sobre la prioridad de los proyectos específicos para ser estudiados en términos de eficiencia económica para proyectos de naturaleza económica y, de economía de costos y otros indicadores para los proyectos de tipo social. En ambos casos, se tendrán en cuenta los beneficios sociales del proyecto, incluyendo aspectos tales como el impacto en la distribución de ingresos y la situación de empleo. En ambas categorías deberán ser consideradas todas las alternativas relevantes en cuanto a escala, localización y tiempo oportuno para la realización de los proyectos, a fin de maximizar el probable efecto de desarrollo del proyecto elegido. En la etapa de factibilidad o de estudios previo de factibilidad, los indicadores utilizados serán presentados sobre la base de estimaciones preliminares o hipótesis de trabajo que serán progresivamente mejorados conforme al avance de los estudios.

 

Elegibilidad del Prestatario y Organismos Ejecutores

El Banco otorga préstamos globales de preinversión a los países miembros o a organismos de carácter regional o subregional integrados por países miembros del Banco. En general, se requiere una garantía oficial.

Los prestatarios u organismos ejecutores pueden ser: a) organismos de planificación o sus dependencias, especializados en preinversión y, b) organismos de desarrollo, bancos e instituciones financieras.

El Banco podrá continuar considerando la realización de operaciones de financiamiento de preinversión para proyectos específicos cuando los costos alcancen una magnitud que justifique un préstamo directo del Banco.

En general, se procurará que los préstamos globales de preinversión se otorguen a una sola institución en cada país y que las condiciones y procedimientos relativos a su operación sean simples, flexibles y suficientemente amplios para que estén al alcance de todas las entidades públicas y privadas que participan en la preparación de proyectos de preinversión. Estas instituciones podrían solicitar directamente al prestatario principal, cuando fuere necesario, o preferir la utilización de intermediarios cuando se considere que esta vía es más práctica o eficiente.

En aquellos países donde no existieren fondos o entidades nacionales de preinversión, el Banco continuará ejecutando un programa intensivo de ayuda para financiar directamente la contratación de estudios de preinversión, a la vez que dará su apoyo para crear fondos o entidades de preinversión, de acuerdo con las necesidades de los países miembros. Estos fondos estarán dotados de contribuciones de capital de los gobiernos nacionales, así como de recursos de préstamos del BID y otros recursos internos o externos. Las recuperaciones del capital de los préstamos que no fueran necesarias para el servicio de la deuda se volverán a utilizar con los recursos antes mencionados.

El Banco se asegurará de que el eventual ejecutor tenga en vigencia un Manual Reglamentario de Operaciones, en el cual se estipulen con claridad las normas que regirán la utilización de los recursos del Programa y que deberá incluir: a) el plan básico de organización administrativa en la entidad ejecutora; b) los criterios para la selección y evaluación de estudios; c) los procedimientos para la tramitación y administración financiera de las operaciones; y, d) los aspectos principales en que debe basarse la preparación de los términos de referencia de los estudios.

 

Servicios de Consultoría

Para los efectos del presente documento de política, se denominan "consultores" a todas las personas naturales y jurídicas que, de acuerdo con la política del Banco en esta materia, sean elegibles para prestar servicios de consultoría.

Los contratos de consultoría deberán otorgarse a los consultores que están mejor calificados para prestar sus servicios profesionales en el estudio en cuestión, sin que el costo de los servicios sea un elemento determinante para decidir sobre la adjudicación. Cuando se considere que podrá obtenerse un mejor estudio de una entidad sin fines de lucro (una universidad, fundación o institución pública autónoma) se utilizarán los servicios de esas organizaciones.

Son consultores elegibles, aquellos que: a) estén debidamente acreditados por los fondos o entidades nacionales de preinversión o entidades ejecutoras, según sea el caso, como altamente calificados por su reconocida experiencia en el tipo de trabajo en cuestión; el éxito en trabajos previos; el conocimiento de la región; la habilidad para organizar eficientemente personal suficiente para llevar a cabo el trabajo en el plazo previsto; su reputación ética y profesional, y su total desvinculación de todo posible conflicto de intereses; y b) que en materia de nacionalidad satisfagan lo establecido en el párrafo a continuación:

Las entidades ejecutoras, los intermediarios financieros y los beneficiarios finales no podrán estipular condiciones que prohíban o limiten la selección o contratación de consultores por razón de su nacionalidad, cuando estos provienen de países miembros del Banco. Las limitaciones con respecto al origen de los servicios de consultoría dependerán de la fuente de recursos que utilice el Banco en cada operación. Las limitaciones correspondientes se estipularán en el respectivo contrato.

En los casos en que se determine que las calificaciones de una firma nacional de servicios profesionales o un consorcio de servicios profesionales o un consorcio de firmas nacionales y extranjeras son iguales a las de una firma extranjera, en la selección se podrá dar preferencia primero a la firma nacional y segundo al consorcio de firmas nacionales y extranjeras.

Las normas específicas referentes a selección y contratación de empresas que prestan servicios profesionales de consultoría están contenidas en el Manual de Adquisición de Bienes y Servicios (GS).

 

Cooperación Técnica

El Banco podrá tomar la iniciativa para acordar con el solicitante la asistencia directa o la cooperación técnica necesarias para fortalecer a la entidad ejecutora en el diseño y puesta en marcha del Programa propuesto. Esta cooperación técnica se podrá otorgar en forma previa, o paralelamente con la operación de preinversión.

Adicionalmente, el Banco proseguirá con sus esfuerzos para cooperar en la formación y adiestramiento del personal técnico operativo de los Fondos o Instituciones de Preinversión, por medio de:

  • a) La organización de seminarios sobre instituciones financieras en la sede del Banco, incluyendo la preparación del respectivo material didáctico; b) visitas de observación a las instituciones nacionales de preinversión que han logrado un mayor éxito en la ejecución de los programas; y c) programas de adiestramiento sobre temas especiales como identificación y preparación de proyectos, evaluación de proyectos y administración financiera.
  • Preparación de modelos de términos de referencia y demás temas relacionados con preinversión, así como manuales operativos para ser distribuidos en los países, junto con guías para la presentación de solicitudes de préstamos al Banco en los diferentes sectores.
  • Organización de programas de asesoría y adiestramiento en selección y contratación de consultores, con el objeto de mejorar el nivel de competencia profesional que les permita ejecutar esta tarea en el futuro en forma más independiente.
  • Dar asesoría a corto plazo con personal del Banco, con el objeto de ayudar a resolver problemas o a mejorar aspectos institucionales que por su magnitud o complejidad, no requieren la contratación de consultores independientes.

 

Participación del Sector Privado

En cada programa el Banco podrá destinar una proporción adecuada de recursos para financiar estudios de preinversión en el sector privado. Teniendo en cuenta que en muchos casos este tipo de estudios puede tener un carácter promocional y, dada la experiencia del Banco en el sentido de que existe un cierto grado de reticencia en el sector privado para adelantar este tipo de estudios, la política del Banco tiende a estimular su acceso a los recursos del Programa. Teniendo en cuenta la naturaleza específica de cada operación individual, la Administración propondrá al Directorio en cada caso la proporción de recursos del Programa que deberá destinarse para el sector privado y los incentivos que crea conveniente recomendar. Tanto lo uno como lo otro en ningún caso deben representar metas inflexibles. Por el contrario, según los resultados que se vayan obteniendo, la Administración podrá autorizar modificaciones, tanto en la proporción como en el tipo de incentivos, siempre y cuando no se contravengan las pautas generales de política que aquí se disponen. Para alcanzar este objetivo, se podrá incluso considerar el financiamiento de proyectos del sector privado que parcialmente sean de recuperación contingente, en el caso de que los estudios resulten negativos.

En lo posible se debe procurar que la canalización de fondos de un programa hacia el sector privado se efectúe a través de instituciones intermediarias financieras, como son las corporaciones financieras industriales y agrícolas del sector privado o los bancos de fomento del sector público. Antes de que el Banco autorice una operación global de preinversión, la entidad ejecutora deberá haber acordado con los intermediarios financieros del Programa el mecanismo o mecanismos de carácter operativo.

El Banco podrá promover una mayor participación privada en sus programas de preinversión a través de medidas de tipo promocional, tales como alentar a los fondos u organismos ejecutores para que adopten las medidas siguientes:

a) continuar ampliando el acceso de los inversionistas privados a los recursos del Fondo, por conducto de líneas de crédito o descuento en los bancos públicos y privados de los países miembros u otros sistemas financieros y de inversión, de acuerdo a las políticas de los respectivos países miembros;

b) utilizar una pequeña proporción del margen entre el interés percibido por el Banco y el beneficiario último con destino a las actividades promocionales en el sector privado, incluyendo campañas conjuntas de organismos ejecutores y agentes intermediarios;

c) establecer niveles mínimos de garantía compatibles con una sana práctica bancaria;

d) establecer tipos de interés más atractivos y considerar la ampliación de los períodos de amortización y de gracia; e) permitir que una parte de los subpréstamos, hasta límites y porcentajes máximos predefinidos, sean de recuperación contingente; y,

f) respetar la confidencialidad de las informaciones o informes presentados por un consultor con destino a un beneficiario privado, salvo cuando el subprestatario autorice la publicación, en todo o en parte, de los resultados del trabajo de un consultor.

El Banco puede además utilizar otros medios para promover la participación del sector privado en el uso de recursos de preinversión. Por ejemplo, al conceder préstamos globales, industriales o la, en casos claramente justificados, el Banco podrá incluir una partida para financiar estudios de preinversión en el respectivo sector.

En los casos en que el gobierno solicitante indique al Banco que no tiene interés en recibir recursos para destinarlos al sector privado, la Administración deberá limitarse a procesar y evaluar la solicitud, e indicar tal hecho en el documento que presente al Directorio.

 

Monto de los Préstamos

El monto de los préstamos de preinversión dependerá de la demanda para estudios que existiera y de las perspectivas para el compromiso y desembolso de los fondos.

 

Términos y Condiciones Financieras

Los términos y condiciones aplicables a las operaciones globales de preinversión varían según el mecanismo que se utilice y el país beneficiario. En cualquier caso, el Banco aplicará los términos, normas y procedimientos correspondientes a la fuente de recursos que se utilice.

El desembolso de los recursos deberá efectuarse en un período no mayor de cuatro años y el período de compromiso será de tres años.

 

Programas y Aporte Local

La proporción del costo total de un programa de preinversión que pueda ser financiado por el Banco estará determinada por las normas y políticas vigentes en materia de uso de recursos.

De conformidad con las normas de política aplicables a operaciones globales de crédito, los recursos del Programa se integran con: a) los fondos provenientes de la operación del Banco; y b) un aporte efectuado por el prestatario o ejecutor.

La contribución de los beneficiarios no se incluye en el monto financiado del Programa, pero sus condiciones y modalidades se establecen en el reglamento de crédito correspondiente. Sólo las recuperaciones de capital entrarán a formar parte del Programa. Los intereses y demás cargos forman parte de los recursos de libre disponibilidad del organismo ejecutor.

Se considera conveniente que los beneficiarios finales contribuyan con sus propios recursos a financiar una parte de los costos totales de un estudio. Este requisito no será exigible cuando el organismo ejecutor conceda una operación a un ministerio o repartición administrativa del sector público. En este caso, el subpréstamo u operación podrá cubrir la totalidad del costo del estudio.

 

Continuidad de los Programas y Servicios de la Deuda

A fin de asegurar la continua disponibilidad de recursos para preinversión, el prestatario deberá acordar con el Banco que la entidad ejecutora recibirá en tiempo oportuno los aportes que sean necesarios para que el monto anual de operaciones se mantenga a un nivel mínimo razonable.

Para fijar el nivel mínimo, caso por caso, la Administración deberá tener en cuenta, entre otros, los siguientes criterios: a) el grado de desarrollo del país miembro; b) el flujo de fondos de la entidad ejecutora en su conjunto, o del programa y de otros anteriores, si el ejecutor es una entidad diferente; c) la proyección a mediano plazo sobre necesidades de divisas; y, d) si es del caso, la proyección del servicio de la deuda de la entidad.

La Administración quedará autorizada para aprobar modificaciones en el nivel mínimo cuando los indicadores utilizados para calcularlo hayan variado substancialmente.

A fin de evitar interrupciones en las actividades de la entidad de preinversión o de un Programa, el Banco deberá tomar todas las medidas necesarias para que el análisis y trámite de operaciones globales subsecuentes con la misma entidad se hagan de la manera más expedita posible.

Cuando el Banco otorgue una operación subsecuente, las normas y procedimientos que se acuerden para ésta podrán sustituir las que regían para la operación anterior, tanto en lo que respecta a los fondos del programa previo, que no hubieren sido desembolsados a la fecha en que entre en vigencia la nueva operación, como con respecto a las recuperaciones.

Los subpréstamos deberán estar condicionados a que, en caso de que el beneficiario obtenga el financiamiento para el proyecto objeto del estudio, el costo de dicho estudio se reintegre al programa, con cargo al primer desembolso del préstamo correspondiente, siempre que ello sea compatible con la política operativa de la entidad financiadora del proyecto resultante del estudio.

En lo posible y con el fin de facilitar la capitalización del Programa, el servicio de la deuda en las operaciones globales de preinversión estará a cargo del gobierno. Cuando esto no fuera posible, se deberá estipular en el contrato respectivo que las recuperaciones de los recursos del Programa deberán ser utilizadas, en primer lugar, para el servicio de la deuda y el resto para la financiación de estudios de preinversión adicionales. Los intereses y comisiones de los subpréstamos podrán ser utilizados para gastos de administración o promoción. Sin embargo, en períodos transitorios de alta liquidez, se podrá invertir recursos ociosos en bonos o papeles de rentabilidad adecuada y a corto plazo.

 

Limitaciones en el Uso de los Recursos

Los recursos de un Programa sólo podrán utilizarse para otorgar subpréstamos, excepto lo estipulado en este documento. Los subpréstamos deberán utilizarse para financiar la contratación de consultores, por parte del subprestatario, para la elaboración de estudios de preinversión comprendidos en esta política.

El Banco podrá acordar excepciones a la norma general arriba indicada cuando el organismo ejecutor haya establecido un fondo o cuenta para operaciones no reembolsables debidamente reglamentada en cuanto a sus objetivos, medios y procedimientos y a ellas se hayan incorporado, por acuerdo con el Banco, una parte de los recursos no reembolsables de la operación. En estos casos, las operaciones de carácter no reembolsable o de recuperación contingente se destinarán a los fines específicos señalados en el asunto sobre modalidades operativas (página 2).

Por otra parte, la concesión de operaciones en términos no reembolsables por parte del ejecutor, podrá efectuarse en cualquier campo y para cualquier tipo de estudio con recursos que el gobierno le haya asignado específicamente para tal propósito o, con aquellos que tenga en fideicomiso o administración, los cuales se regirán por los correspondientes contratos especiales.

No existirán limitaciones para que con cargo a los recursos del Programa se financien estudios de preinversión para proyectos localizados en países miembros distintos al país prestatario.

A menos que el Banco lo autorice, cuando la prestación de servicios de consultoría implique la utilización de equipos, solo podrán financiarse con recursos del Programa el costo de depreciación o de alquiler de aquellos equipos que tengan directa relación con la ejecución de los estudios contratados.

Los recursos del Programa no podrán utilizarse para el pago de gastos generales de administración y emolumentos del prestatario, ejecutor, agentes intermediarios, un ministerio u oficina de planificación o de los beneficiarios.

Sin perjuicio de lo señalado en el párrafo anterior, los recursos de contrapartida local podrán financiar los gastos administrativos de promoción de los fondos o entidades de preinversión, en la cuantía que se señale en el contrato de préstamo con el Banco.

Según la naturaleza de cada operación global, el Banco establecerá límites por encima de los cuales se reserva el derecho de revisar sólo los términos de referencia y la selección de consultores efectuados por la entidad ejecutora. El límite que la Administración proponga al Directorio dependerá en cada caso de la experiencia y capacidad técnica y administrativa del organismo ejecutor.

Al respecto, deberá tenerse en cuenta que es política procurar dar la mayor autonomía posible a los organismos ejecutores de Programas de Preinversión.

En general, no menos del 70% de los recursos del Programa deberán destinarse a estudios de preinversión, cuyo objetivo sea la preparación de proyectos específicos de inversión. En los casos en que se requiera destinar más del 30% a estudios generales de preinversión, se deberá incluir la justificación correspondiente en el documento de préstamo.

Por cuanto uno de los objetivos de la política de preinversión del Banco es aumentar el número de los proyectos de inversión, los recursos del Programa no deberán concentrarse en la financiación de un número reducido de estudios. Para cumplir esta finalidad, de acuerdo con las circunstancias propias de cada país, en cada contrato deberá estipularse el límite máximo de recursos del Programa que pueden comprometerse en un solo estudio.

La Administración reglamentará lo aquí dispuesto y tomará las medidas para ejercer un control efectivo de éstas y otras limitaciones.

En las normas reglamentarias y de procedimiento deberán estipularse, igualmente, limitaciones respecto al número de estudios y al monto que pueden asignarse a un mismo consultor. Estas normas deberán establecerse para cada caso específico en el contrato respectivo.

Corresponde a la Administración dictar las normas y procedimientos referentes a la mecánica administrativa de los programas, tales como las referentes desembolsos, fondos rotatorios, informes, contratación de consultores y origen de bienes y servicios.

 

Operaciones Promocionales

Con los recursos de un préstamo global sólo se podrá financiar hasta el 50% del costo de cada estudio promocional y cuya realización se contrae antes de identificar al beneficiario, público o privado, que consideraría la ejecución del proyecto de inversión resultante. En todo caso, en el documento de préstamo se establecerá la proporción máxima de los recursos de un programa que pueda destinarse para este tipo de estudio.

 

Informes

La Administración deberá reglamentar todos los aspectos referentes a los informes que deberán obtenerse de los prestatarios o beneficiarios, a fin de efectuar un seguimiento adecuado de cada operación y facilitar su supervisión y control. Lo anterior deberá hacerse teniendo presente las pautas de políticas que aquí se disponen, en el sentido de evitar duplicaciones y no sobrecargar a los prestatarios con requerimientos de información que no sean absolutamente necesarios. Dichos requerimientos deben concentrarse únicamente en aquella información que es relevante y deben ser respondidos en un plazo muy breve.

El prestatario u organismo ejecutor presentará al Banco estados financieros anuales, con verificaciones de auditoría, incluyendo informes sobre las recuperaciones y los programas de preinversión anteriores. Los estados serán auditados por auditores aprobados por el Banco y de una manera aceptable para éste.

El prestatario u organismo ejecutor deberá además, presentar informes periódicos de acuerdo con un plan aprobado por el Banco. Además de los datos financieros y de otra índole, estos informes deberán incluir: a) los resultados de los estudios y las inversiones derivadas de los estudios de preinversión; b) el estado de los estudios de preinversión en ejecución; c) una lista detallada de los estudios proyectados o previstos en los próximos doce meses, con indicación de sus objetivos, costos y cálculos de financiamiento; d) las recuperaciones y su utilización; y, e) las contribuciones adicionales al Programa.

En un anexo al contrato se estipularán los datos que se exigirán hasta la fecha en que terminen los desembolsos de la operación del Banco. Durante los cinco años siguientes a la fecha del último desembolso, los prestatarios u organismos ejecutores continuarán presentando breves informes anuales sobre los asuntos arriba indicados, con el fin de que el Banco pueda estrechar la coordinación entre sus programas de cooperación técnica y los estudios que financian directamente los fondos o entidades nacionales de preinversión.


________________________________________________________________

Reference Documents:

  • GP-38-6, febrero 1977,
  • GP-38-7, enero 1980.

* El objetivo que persiguen las políticas operativas del Banco Interamericano de Desarrollo es establecer el marco operacional para que el personal preste asistencia a los países miembros prestatarios del Banco. Durante los más de 40 años de vida que lleva el Banco, estas políticas operativas han sido formuladas según diversos criterios, desde la elaboración de procedimientos detallados hasta la adopción de amplias declaraciones de principios y propósitos. Muchas de las políticas no han sido actualizadas desde su adopción original, y varias reflejan enfoques y planteamientos del pasado, que han sido sustituidos en ejercicios posteriores de aumento de recursos del Banco; siendo los más recientes los mandatos contenidos en el Octavo Aumento General de Recursos de 1994.

De conformidad con la política del Banco sobre disponibilidad de información, el BID pone todas sus políticas operativas a disposición del público por intermedio del Centro de Información Pública. Cabe advertir a los usuarios que las políticas operativas del Banco se encuentran en proceso continuo de revisión, proceso que incluye la elaboración de documentos sobre los mejores métodos en uso, en los que se resume la experiencia del Banco y otras instituciones similares, así como documentos sobre estrategias sectoriales.

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.