Saltar Navegación Global
Acerca del BID
BID Portada > Acerca del BID > Acerca del BID > Políticas > Políticas Operativas Sectoriales
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir

Política de desarrollo de poblaciones

Política General

El Banco Interamericano de Desarrollo tiene presente la interrelación del crecimiento demográfico con el hecho de que las tendencias demográficas de América Latina son una de las variables fundamentales que se deben considerar en una estimación de la perspectiva a mediano y largo plazo de desarrollo económico y social. El Banco reconoce, con todo, que el crecimiento es un proceso complejo y que ningún factor aislado se puede considerar como insumo predominante que posibilitará el crecimiento o lo obstaculizará.

El Banco desea evitar una simplificación excesiva del problema demográfico que llevaría a concluir que una reducción de la tasa de crecimiento demográfico por sí sola produciría el desarrollo social y económico. El Banco, continuará destacando como su objetivo primordial el desarrollo y, continuará poniendo el acento en la necesidad de inversiones sustanciales en las esferas sociales como elemento correlativo del progreso económico. Continuará sus esfuerzos por mejorar la calidad de los crecientes núcleos de población. En este contexto, a solicitud de los países miembros, el Banco tratará, por conducto de proyectos individuales, dar apoyo a las políticas de población que formen parte integral de una política de desarrollo social y cuyo objetivo primordial sea el mejoramiento del bienestar de la familia.

A este respecto se advierten cinco áreas de interés en América Latina:

1. Debe haber empleo productivo en la ciudad y la campiña.

2. Es de suma importancia ampliar y perfeccionar la efectividad de las inversiones en recursos humanos si se quiere que la población pase a constituir realmente un factor dinámico de desarrollo

3. Se deben empeñar esfuerzos mas intensos por integrar vastas zonas del interior del continente latinoamericano, donde abundan las reservas inexplotadas de recursos naturales.

4. Las diferencias en el nivel de desarrollo de distintas zonas de un país y entre países, han dado lugar a fuertes corrientes migratorias que se deben encauzar en favor del desarrollo. La población, por ende, parece constituir un factor en el contexto de la integración nacional. Cabe presumir que la descentralización de las inversiones, a fin de constituir nuevos polos industriales, jugará un papel esencial en la definición de las futuras estrategias de desarrollo.

5. A más de ser un componente de la integración nacional, los movimientos demográficos entre países limítrofes y el llamado éxodo de cerebros y talentos hacen imperativo considerar a la población como uno de los grandes factores del proceso de integración regional.

Los países miembros del Banco, si bien difieren en cuanto al enfoque individual del problema demográfico, en su conjunto han llegado a un consenso que reconoce la importancia de la dimensión demográfica en la configuración de los planes de desarrollo. Los gobiernos, la comunidad universitaria y otras vitales instituciones del ámbito político y social de la región han manifestado, en general, su inquietud respecto del crecimiento demográfico y de la apremiante necesidad de una acción conjunta.

El Banco estará inclinado a apoyar distintas medidas orientadas hacia la solución del problema demográfico: adiestramiento en demografía para los planificadores nacionales, conferencias sobre problemas de población, investigación socioeconómica y biodémica, adiestramiento de profesionales de salud pública y medicina y construcción y equipamiento de los servicios para la atención de la salud materno-infantil como componente de programas más generales de salud. El Banco está dispuesto ahora a consolidar y acelerar sus trabajos en estas esferas.

En este quehacer, con todo, el Banco tendrá presente que los programas destinados a modificar positiva o negativamente la actual tasa de natalidad de un país entrañan complejas consecuencias sociales, culturales y religiosas y que dependen de decisiones políticas y personales. El Banco reconoce el derecho humano básico de acceso a la información que le permita al individuo adoptar decisiones razonables respecto de la dimensión de su familia. Además, el Banco reconoce la completa independencia de cada país para adoptar sus propias decisiones en materia de metas y políticas de población. El Banco no participará en ningún programa que no tenga carácter estrictamente voluntario y que no se base en el deseo de las familias de mejorar la calidad de sus propias vidas.

Campos de Actividad

1. ANALISIS DEMOGRAFICO. El análisis demográfico es un componente indispensable de la planificación del desarrollo. Las tendencias demográficas, incluidas las características de edad y ocupación y, la distribución geográfica son factores importantes para proyectar las metas de inversiones económicas y sociales, pues se refieren a las futuras necesidades de nuevos servicios de educación y salud, oportunidades de empleo, producción de alimentos y necesidades de desarrollo rural y urbano.

Esto significa que las dependencias del Banco deben procurar activamente que se incorpore la perspectiva demográfica en las actividades de las organizaciones nacionales y regionales con las que tengan contactos y en las actividades respecto de las cuales competa al Banco una responsabilidad directa:

a) Actividades Internas: i) los estudios sectoriales y proyecciones de metas de desarrollo realizado dentro del Banco deben tener en cuenta las consecuencias de las tendencias demográficas actuales y futuras; ii) se deben utilizar los datos demográficos al evaluar las propuestas operaciones de préstamos y asistencia técnica, cuando ello sea pertinente, particularmente en los proyectos relativos a la producción de alimentos, educación, salud, empleo y desarrollo urbano, rural y regional.

b) Proyectos en el Terreno: i) al igual que en otros campos de actividad, el BID debe procurar perfeccionar la compilación y presentación de estadísticas en las áreas de demografía y otras áreas sociales afines. Es imperativo promover proyectos específicos en el plano nacional a fin de desarrollar los sistemas de información estadística, con la cooperación de los organismos técnicos especializados y de otras fuentes de asistencia internacional; ii) el BID debe promover los programas de censos nacionales periódicos.

Para estos fines se pueden usar los recursos de asistencia técnica y préstamos del Banco, conforme a los términos y condiciones de la política vigente del Banco en cada campo específico.

2. SALUD. El Directorio Ejecutivo, hace algunos años, autorizó a la Administración a expandir sus actividades en la esfera de salud más allá de su primer interés en los servicios de agua potable y saneamiento ambiental. Esta política de salud ampliada reconoce la relación que existe entre el mejoramiento de la salud y la concreción del progreso económico y social. Esta política tiene por objeto promover las medidas de prevención en los países donde son insatisfactorias las condiciones generales de salud.

El Banco pone énfasis en la importancia que tiene establecer servicios integrales de atención materno-infantil dentro de las instituciones de salud o, de modernizarlos cuando ya están constituidos. Por sobre todas las cosas, el Banco se interesa en dar su apoyo a los sistemas integrados de salud que satisfacen las necesidades de la población, particularmente de los campesinos y de los grupos urbanos marginales.

Un criterio importantísimo que rige el apoyo del Banco es que los proyectos propuestos deben formar parte de un plan nacional de salud conformado, en general, a las directrices emanadas de la Organización Panamericana de la Salud. Además, los proyectos deben enfatizar las medidas preventivas de salud en lugar de las necesidades "curativas" de los países más avanzados. Sin embargo, se puede dar apoyo a algunos programas que reflejan una necesidad nacional, aunque no estén incorporados en un plan nacional de salud.

La política de salud incorpora las siguientes categorías de actividades:

a) Componentes de salud del desarrollo rural, incluido el establecimiento de centros rurales de salud con servicios y obras satisfactorios;

b) Centros de salud en zonas urbanas, conforme a lo antes expuesto;

c) Construcción o expansión y modernización de hospitales propuestos sean componentes de un programa nacional integrado de salud o, sirvan de elemento auxiliar de un programa de adiestramiento de personal profesional, auxiliar y médico necesario para ejecutar un plan nacional de salud;

d) Educación y adiestramiento de recursos humanos en salud, (médicos, enfermeras, técnicos de laboratorio y auxiliares) para los servicios urbanos y rurales. Un segmento vital de esta actividad se cifra en la reforma de los planes de estudio del personal médico y auxiliar. La asistencia del Banco comprende la provisión de servicios y equipos;

e) Apoyo a las empresas de productos farmacéuticos, biológicos, nutritivos y equipos médicos, en los sectores público y privado.

f) Apoyo a la investigación biomédica y de salud pública.

De acuerdo con las facultades antes mencionadas, el Banco puede dar su respaldo a una amplia gama de actividades relacionadas con el problema demográfico. El tipo y la amplitud de las actividades dependerán de la aceptación general en un país de los programas de bienestar materno-infantil, incluida la planificación familiar, en el ámbito de una razonable expansión de los servicios de salud. En todos los casos, las actividades apoyadas por el Banco se deben formular de modo tal de mejorar el bienestar de la familia y deben formar parte de programas que proporcionen servicios permanentes e integrales de salud.

En síntesis, sobre la base de una solicitud de prestación de esos servicios el Banco puede, de conformidad con las políticas vigentes, dar asistencia en cuestiones de población por conducto de las siguientes actividades:

  • Obras y equipos para las unidades de salud y hospitales con apoyo del sector público;
  • Educación y adiestramiento de personal profesional y auxiliar empleado en los programas con apoyo del sector público;
  • Apoyo a la investigación biomédica y de salud pública;
  • Promoción de las industrias de productos farmacéuticos y biológicos y equipos médicos.

Seguidamente se indicarán los instrumentos con que se cuenta para dar apoyo a las actividades antes indicadas:

  • Recursos de preinversión;
  • Préstamos y subsidios de asistencia técnica
  • Préstamos directos.

A continuación se identificarán los instrumentos externos de prestación de estos servicios del Banco:

  • Organizaciones nacionales y regionales de salud u otras organizaciones especializadas de salud u organismos nacionales de seguro social. Ambos tipos de organizaciones pueden ser necesarios para obtener una cobertura más amplia, especialmente de los grupos de menor ingreso y el sector rural.
  • El asesoramiento de la Organización Panamericana de Salud, la Asociación Panamericana de Escuelas de Medicina, el Consejo de Población y asociaciones nacionales seleccionadas de facultades de medicina.

Otras Actividades

Aunque la acción directa en la esfera demográfica debe responder a las actitudes nacionales, el Banco puede adoptar providencias orientadas a crear conciencia en el sector público respecto del problema y su relación con el progreso económico y social.

El Banco puede promover las deliberaciones científicas y técnicas, dentro de la región, respecto de la relación entre los problemas demográficos y los objetivos fundamentales de desarrollo. A este fin el Banco debería:

a) Promover seminarios y conferencias regionales para que los planificadores y especialistas en problemas de desarrollo analicen las relaciones entre las variables demográficas, el crecimiento económico y la transformación social.

Dentro de lo posible, el Banco debiera colaborar con las instituciones nacionales y regionales en la promoción de estas actividades.

b) Alentar las investigaciones que analicen las relaciones recíprocas entre los problemas de desarrollo y las tendencias demográficas. Además, el Banco debiera alentar el uso de métodos de programación del desarrollo social que incluyan las variables demográficas.

c) Promover actividades de adiestramiento en estas esferas, en colaboración con otras organizaciones nacionales o regionales.

Cooperación Internacional

El Banco está dispuesto a coordinar sus actividades con otros organismos regionales y mundiales y a procurar los medios más expeditos para cooperar con las instituciones nacionales de investigación y desarrollo. Hasta la fecha en nuestras operaciones de salud, hemos mantenido una relación especial con la Organización Panamericana de la Salud y colaborado estrechamente con los organismos de las Naciones Unidas, particularmente con los que realizan actividades en la región. Sabemos que el futuro nivel de actividades requiere mayores progresos en este sentido. Nos proponemos establecer relaciones funcionales de trabajo con el Fondo de las Naciones Unidas para Actividades en Materia de Población, acaso similares a las que ahora rigen nuestros vínculos con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Quisiéramos, además, participar en un sistema permanente de consultas entre organismos respecto de las actividades en la región con la mira de uniformar criterios e impedir duplicaciones innecesarias.

-----------------------------------------------------------------------------


Documento de Referencia Vigente: GN-1068, mayo 1975.

* El objetivo que persiguen las políticas operativas del Banco Interamericano de Desarrollo es establecer el marco operacional para que el personal preste asistencia a los países miembros prestatarios del Banco. Durante los más de 40 años de vida que lleva el Banco, estas políticas operativas han sido formuladas según diversos criterios, desde la elaboración de procedimientos detallados hasta la adopción de amplias declaraciones de principios y propósitos. Muchas de las políticas no han sido actualizadas desde su adopción original, y varias reflejan enfoques y planteamientos del pasado, que han sido sustituidos en ejercicios posteriores de aumento de recursos del Banco; siendo los más recientes los mandatos contenidos en el Octavo Aumento General de Recursos de 1994.

De conformidad con la política del Banco sobre disponibilidad de información, el BID pone todas sus políticas operativas a disposición del público por intermedio del Centro de Información Pública. Cabe advertir a los usuarios que las políticas operativas del Banco se encuentran en proceso continuo de revisión, proceso que incluye la elaboración de documentos sobre los mejores métodos en uso, en los que se resume la experiencia del Banco y otras instituciones similares, así como documentos sobre estrategias sectoriales.

© 2014 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.